Decálogo de Etiqueta Valiente para Coaches

Jamás se pisa el tapete de otros.  Así abría la clase de Yoga Etiquette, en mi certificación de YogaCoaching en San Luis Obispo con Meadow deVor

Tuve confianza y alivio instantáneos.  Ya sabía qué hacer y qué no.

Después de tantas horas de vuelo en la industria de los Milagros (diría mi mentora Coral Mujaes), libero este Decálogo de Etiqueta Valiente.

1. Satya.

No mentir.  No engañar.  Plagio cínico de nombres de programas,  imagénes, blog posts, o fusil de serial para hacer tu Frankie programDon`t, please dont. 

Karma is a bitch,  temo por tu hermoso trasero.   Una opción es citar de quien lo aprendiste, y dime tu aderezo particular al asunto. Quiero conocerte A TI.

2. Traducir un programa gringo, y venderlo como tuyo.  Big No.No.  

Busca al creador original del programa, cuéntale tu admiración, y ofrece una colaboración, o ser afiliado.  Créeme, son felices, se sienten hornados de aceptar (Como diría mi maestra Elizabeth Purvis,  ask me how I know)

3. Evita a toda costa copiar el estilo de un colega

Sus post en Facebook, o su forma especial de invitar a sus programas y el nombre de su tribu.  Si algo te ha inspirado, conecta con la emoción en tu cuerpo. ¿Qué te gustó?  ¿Su frescura, su autenticidad, su irreverencia?  Desde ahí conecta con tu propio sabor de hacer las cosas.  Si vas a usar términos que otros utilizan, da crédito con Desmesura (diría Paula Lesina).

4.  Honra tu linaje. 

Cita a tus maestros, cuéntame de quién aprendiste, o en qué libro lo leíste. Gracias a mis mentoras Lisa y Randi. Léase, inverti buena plata y las tuve en el speed dial de mi celular.  Tampoco invento que son  mentores porque me leí un libro, y la palabra mentor me hace ver interesante.

  Foto de Alexandre Castro en Unsplash

Foto de Alexandre Castro en Unsplash

5.     Reconoce a quién detonó las grandes ideas en tu cabeza. 

Cuando citas a tus colegas, quedas bien, con ellos y con tu tribu.  Compartes el  calibre de tus amigos y la vibra que rodea tu vida.  Este post, ha venido después de mis conversaciones privadas con mi companera y amiga Lilia Graue. Y de mis sesiones de Mastermind con Katia, Jime y Susana. 

6.     Comparte. 

Sé generoso con  el buen trabajo de otros, conecta a las personas.  Amo la energía tan genuina de Clementina Rodriguez al hacer introducciones personales. Dime quienes te inspiran.  Me encanta el estilo de compartir de Lorena Aguirre, Sisy Garza y Diana de Nut and Food.  Eres confiable para tu tribu, al llevarlos a cosas buenas.

7.     Da crédito al fotógrafo o a tu diseñador. 

Gracias Lisa Fabrega.  Si en la imagen están más personas, se pide autorización a los involucrados para compartir la foto en redes sociales.   Son límites amables (lo aprendí con Randi)

8.     Pide permiso

de compartir las historias y testimoniales de tus clientes.  Así lo hagas de forma anónima, o borres su nombre de tu IG Stories.  Es invasivo para un Soulmate Client, ver su historia ventilada en tu Facebook Live (Esto lo hice yo misma, hace cinco años y todavía me duele haber perdido un hermoso cliente colombiano, que a la fecha le ofrezco disculpas en mi corazón).

9.     Di explícitamente ¨tengo permiso de compartir esto¨. 

Me da alivio saber que si te cuento algo, no acabará como ejemplo en tu siguiente webinar.   Sin exagerar resultados, ni tuyos ni del cliente. please (lo aprendí de mi mentora Angella Johnson)

10. Comparte solo cuando ya  planchaste un tema

 Ni el newsletter, ni el blog son catarsis.  Contrata coach, construye tu Mastermind.  Comparte a cuadro chico (diría mi comadre Susana Cavazos), los sinsabores, los miedos y los enojos.

A ti, Querido Valiente de Espíritu Bravo, sé que poner tu trabajo allá afuera es vulnerable.  Sé que temes la copia, la exposición o el plagio.   Disminuyes las probabilidades, cuando cierras la puerta y tienes CERO TOLERANCIA con la energía que dejas entrar a tu vida. 

Si llegado el momento, empiezas a ver tu estilo de compartir en Facebook en los perfiles de otros, o el nombre de tu tribu salir de boca de CopyCat Coaches,  o pedacitos de tu programa como parte de un FrankieProgram….te abrazo.  Te entiendo.  Lamento que pases por esto.  

Entiendo el dolor en el estómago, la momentánea rabia.  Cierra fila energética.  Haz enmiendas de integridad donde haga falta en tu propia vida.  Pregúntame a qué me voy a dedicar las siguientes dos semanas. Jejeje.

Habla con tu abogado, te puedo dar los datos de mi Angel Guardián, gracias a Ana Arizmendi por presentármela.

Recuerda por favor, que a las moscas les gusta la luz. 

¿Pero te has fijado que si la luz brilla y brilla más, la mosca muere? Muajajaja..

Ah no, digo... 

El mundo necesita tu luz… y tus cojones.

Abrazo,

Jess