7 Lecciones que Aprendí de un Recién Nacido

Cuando el alumno está listo, aparece el maestro.  Y así nació Nicolás, eligiéndonos como sus padres en esta vida.

Justo hoy cumple 5 semanas de vida,  y aquí las primeras 7 lecciones que me ha enseñado, firme y silencioso.

blog photos Jessica Vazquez15.jpg

1. Nunca te disculpes por tener hambre.  Tengo hambre, entonces como. PUNTO.  Nada de disculparse, o dejarse ir por la coladera del “qué dirán”.  El hambre física es auténtica y noble.

2. Come sin culpas.  ¿Tú crees que al pequeño angelito le remuerde la conciencia de volver a comer solo una hora después?  Zip.Zero.Nada.  El apetito es divino, y nunca va ligado con temas de ansiedad, estrés y menos que menos culpas.

3. La comida sencilla es suficiente.  Me pregunto si Nicolás no se aburre de comer leche todo el tiempo.  No, no se aburre.  De hecho veo que disfruta mucho y se saborea.  Curiosamente, en estas mimas 5 semanas, he tenido antojos casi todas las mañanas de desayunar avena.   La comida sencilla es divina.

4. Come pausadamente.  En nuestro ADN,  en nuestra naturaleza humana, tenemos el arte de la lentitud y la pausa.  Después de 10 traguitos de leche, Nicolás toma una pausa.  Sereno, decide seguir comiendo, o a veces no. Nunca tiene prisa, y una toma de leche puede extenderse hasta 40minutos, con sus pausas sagradas

5. Comer es un acto de atención plena.  ¿Qué mejor maestro de mindfulness que un bebé? Así es la forma diseñada para comer: hacer una sola cosa a la vez. Cuando comas, come.

6. La comida no es la única forma de tranquilizarte.  Me lo dice mi Adorado Esposo a cada momento, cuando el bebé llora o se inquieta, yo siempre pregunto: ¿ya quiere comer?  Pues resulta que no siempre.  A veces es calor, sueño, está incómodo o sencillamente está aburrido.  Si el hambre no es el problema, la comida no es la solución.

7.  Tu cuerpo es el único experto.  Leí y escuché a cuanto “experto” en nutrición infantil se me atravesó.  Solo para darme cuenta que cada bebé (cada cuerpo) es diferente.  Igual, hay comida que funciona mejor para cada cuerpo.

No me imagino a Nicolás, angustiado antes de su nacimiento pensando: “Ay  pero sí sabré cómo comer?? ¿o cuándo será suficiente? ¿o cuánta grasa tiene la leche? ¿si como mucho engordaré?


Estamos diseñados para atraer y mantener nuestro cuerpo perfecto.

Confía en tu cuerpo y libérate.

 

#YoSoyLibre