Muy manager, muy team leader.. pero ¿ya eres el CEO de tu vida?

El mejor amigo de una mujer, no es un diamante, ¡¡es el Sastre!!

La comodidad es la cosa número uno que busco en la ropa y los zapatos.  Wow.  Adoro ir al sastre.  Mi falda azul marino, es deliciosamente cómoda, súper combinable, a  media rodilla, divina.  Lo mejor es elegir la tela que al tacto se siente mejor para ti.  Todo puede ser como tú quieras: la altura, la tela, el forro, con o sin presillas, cierre o botones.  Cierre posterior o lateral.  Corte de la falda: “A”, volada, ahusada.  Las posibilidades son infinitas.  ¿Porqué conformarse con lo que hay en la tienda? Con lo que otros dicen que es lo de “temporada”.  Está bueno escuchar y estar al tanto de las tendencias, tomar ideas, y decidir.

Sólo yo decido en mi closet, en mi cuerpo y en mi vida.

Esa falda me enseñó que me gustan las cosas hechas a la medida.   Así que decidí construirme una vida, hecha a la medida.  Que solo puedes dedicarte a lo que estudiaste en la universidad.  Ja!  ¿Perdóoooooon?  Yo quiero estudiar y leer en esta y muchas vidas y seguir aprendiendo cosas diferentes.   Que las mujeres se casan y deben tener hijos a los dos años de matrimonio.  Que no puedes ser exitoso en tu trabajo y además tener tu empresa.  Que no puedes ser bonita y al mismo tiempo inteligente.  Que para comer sano tienes que comer verduras cocidas y pechuga de pollo. Ja. Ja. Re-Ja.

Sólo tú puedes ser el CEO –y board of directors-- en tu vida.  A nadie hay que rendirle cuentas.  Claro que hay una forma ideal de estar en pareja: la que funciona para ti, en este momento.  Desde luego que hay un trabajo ideal para ti: el que tú deseas.   La mejor manera de llevar las finanzas: lo que funciona para ti.   ¿La dieta ideal? La que tu decides construirte, y que funciona nutricionalmente para ti.

Si algo no está funcionando  en  tu vida, tienes el privilegio de cambiarlo, de hacerle ajustes, hasta que te quede bien.   Por favor no delegues las decisiones importantes a “expertos”.  Tú eres la mejor experta en ti misma.

Mientras más apruebes tus propias decisiones, menos necesitarás de la aprobación de los demás.

Pensándolo mejor, el mejor amigo de una mujer, no es un diamante, ¡¡es ella misma!!