Pinches flacas

Seguro conoces a un sujeto de esta especie.  Es esa PF, con cuerpo de modelo, que se viste DI-VI-NO y consigue –según tú- muchas cosas solo por su linda cara (y su lindo cuerpo). Esa que, además, es simpática.

Las PF, hasta se atreven a comer helado de chocolate, y por más que le juzgas el cuerpo, no encuentras dónde le quedó todo lo que comió.  Lo mejor de las PF, es que ¡dan tanta tela de donde cortar! La delicia de chisme y viboreada que nos ofrecen día con día.  Mientras secretamente, quisiéramos ser como ellas.

Yo conocí muchas de esas, y les dediqué mucha energía.  Era súper divertido criticarlas y encontrar el mínimo detalle para hacerlo grande y encontrar un poco de paz en mi retorcida mente.

También criticaba a las “más gordas” que yo. (De cariño, las PG).   Porque al menos, yo no estaba “tan pior” (sic)

Hasta que… en una sesión de coaching descubrí que yo tenía miedo de adelgazar, entre otras cosas, porque no quería ser blanco de miradas juzgonas y comentarios criticones.

WOW

Ese día, dejé de murmurar sobre ellas.  Dejé de criticar a las mujeres por su apariencia física.  Todavía me quedan ciertas reminiscencias, pero menos.  Mucho menos.

Pero te confieso algo, no lo hice por ellas, lo hice POR MI.  Para empezar, la comparación es el camino más rápido al infierno.

Así que acepte: No soy bonita.  No soy bonita como tú, o como ella.  Soy bonita COMO YO.

Cada cuerpo tiene su belleza, y si no eres capaz de apreciarla en las PF, será complicado apreciarlo en ti.  Mientras menos juzgona eres con el cuerpo de otras, eres menos dura con tu propio cuerpo.

Te invito a que la siguiente ocasión que veas a esa PF que te pone verde de envidia, lo tomes como una señal para practicar tu aprecio por la belleza física en el mundo.

Hay que entrenar al ojo, para que pueda identificar lo divino, lo bello, en el cuerpo físico: el de otros, y especialmente en el tuyo.

Aceptar la belleza en otras, te libera y te habilita para aceptar tu propia belleza.  Cuando dejas la crítica, haces que adelgazar sea seguro: para ti y para otras mujeres.

Libérate de la crítica, hacia otras mujeres, y especialmente hacia ti.

#YoSoyLibre