Cuando el miedo es PODER

La primera vez que pensé: “es momento de organizar el Retiro Libérate y Adelgaza”, el miedo se me agolpó en el pecho.   Escalofríos recorrían la espalda y se clavaban en el estómago y claro en la garganta.

Pensamientos duros me atormentaban: “¿y si nadie se entera del retiro? ¿y si nadie se inscribe?; ¿y si pierdo dinero al pagar ese mega hotel y reservar las habitaciones?; ¿y si no le ven la utilidad a las cosas que les enseñe?; ¿y si no puedo contener al grupo?; ¿y si alguien se intoxica?; ¿y si me desmayo en una sesión?”…. , y así un largo etcéeeeeetera, etcéeeeeetera.

Pero he aprendido a dialogar con el miedo. En general con todas las emociones.  Ya no creo más en emociones “negativas”.   El miedo es sinónimo de ATENCIÓN.  Así que invité al Miedo a tomarse no uno, sino varios cafecitos conmigo… a platicar con él.  Y tomar acción.

¿Miedo de que nadie se entere del Retiro? Hice una campaña en Facebook, grabé mis primeros dos videos, y escribí del retiro, les pedí a muchas personas que pasaran la voz.  Trabajé con mis mentoras: Lisa y Jeannette 

¿Miedo a perder dinero? Lancé una promoción a los primeros que se inscribieron.

¿Miedo a desmayarse?  Hice ejercicios de respiración y estuve en meditación durante 40 días.

¿Miedo a no contener al grupo?  Uff trabajé con mi terapeuta Lulú Arroyo para ejercicios de arraigo y presencia.

El miedo, como todas las emociones, tiene una utilidad y un mensaje en la vida.

Han pasado ya más de 2 semanas desde el Retiro, y todavía no digiero la magnitud de la experiencia.  Este es un Retiro al que a mí me hubiera gustado asistir hace muchos años cuando estaba en la búsqueda de resolver mi relación problemática con la comida, con mi cuerpo.

Durante 2 días, estuve con 10mujeres poderosas que confiaron en la libertad, en el cambio, en la paz.   Preparé el evento con lo mejor de mi corazón y mis mejores intenciones.  Haciendo una curaduría intensa de todas las herramientas, ejercicios y metáforas que he coleccionado durante 17 años en este camino de descubrimiento.

Las heridas sanan en grupo.  Hubo sesiones de gran catarsis, de mucho perdón y desde luego de risas y bromas. Comimos delicioso y descansamos maravillosamente.  Nutrimos cuerpo, corazón y Espíritu.  Muchas se aventuraron a la experiencia transformadora del Temazcal.

Recibí cartas y mensajes en facebook y mails contándome de kilos, tallas y angustias liberadas durante y después del retiro.

La próxima vez que tengas miedo, pregúntale, ¿a qué te pide poner atención?  Dialoga y ofrece alternativas.  El miedo es tu aliado.

Gracias a estas 10 valientes, la Primera Generación Libérate y Adelgaza por su fortaleza, por su valentía y su corazón abierto.

Además, como cereza del pastel, tuve la ayuda de mi mejor maestra y mentora en este tema: mi hermana.

Querido Miedo: Gracias.  Gracias por darme poder, por ayudarme a estar alerta y atenta  y haberme llevado a buen puerto con este, otro más de mis grandes sueños.

A mis 10Valientes Libres, gracias infinitas, su presencia en el retiro renueva mi entusiasmo y compromiso.

A esas personas especiales que no asistieron al evento, pero me inspiraron a organizarlo, a seguir y pasaron la voz y la buena vibra: gracias.

A los que a larga distancia, contuvieron la energía sanadora durante el retiro: gracias.

A Dios: gracias por darme vida, guía y camino para entender y resolver.

A Jimena: por siempre, gracias

#YoSoyLibre