Tengo envidia de Marco Ayuso

“La envidia s un síntoma de falta de aprecio por nuestra valía personal” -- Anónimo

Me picó la envida, duro.

Marco Ayuso anunció su taller de la pasión, tiene una TED Talk, trabaja desde su casa y acaba de presenciar los primeros pasos de su Ayusito. Tal cual, mi sueño.

Ana, de Fácil de Digerir. Recién viajó a GDL para dar una conferencia y está por compartir un curso de para descifrar los antojos. Justo, el tema del taller que YO estoy trabajando para un próximo lanzamiento. Agggrrrr

Andrea de la Mora, de coaching angelical. Además de sus divinos videos, ofrece sus cursos de certificación para coaches!! Lo que yo he soñado desde hace aaaños.

En mi vida pasada, lo que hubiera sucedido con la envida en mi vida: regañarme por sentir envida, buscar el mínimo detalle y criticar a mis anchas el trabajo, la vida (¡y el cuerpo!) de estos ilustres personajes.

Hoy tengo un ritual muy poderoso, para transformar la envida en mi vida.

Primero, trascender la emoción. La envidia es una emoción, y como todas las emociones, se siente, se experimenta en el cuerpo SIN CENSURA. Todas las emociones son legítimas, así que en lugar de diluirlas y regañarme por sentirlas (ayy pero si Ana es mi amiga.. Andrea, tan linda… soy coach, no puedo sentir envidia, blablablabla…), las abrazo.
El camino más corto para trascender una emoción es la verdad.

Reconocer que de verdad están sucediendo. ¿Cómo? As usual: brutal truth. 

Segundo, liberar las perlas de sabiduría de la experiencia. Soy ferviente creyente de que todo, TODO en esta vida, tiene una intención positiva.

La envida me demuestra los deseos más profundos de mi alma.

Marco, Ana y Andrea y su prestigio, aparecen en mi vida para demostrar lo que es posible también para mi, para enfatizar lo que en realidad desea mi corazón. Hoy les agradezco a ellos la envidia que levantaron en mi vida. Les deseo solo mismo que desearía para mí: prosperidad.

Tercero, actuar. Respirar profundo y enfocarme en estos deseos, entregarles mi energía: mi tiempo y mi alma.

“Muchas veces la envidia es una llamada de atención, un call to action” – Daniele LaPorte

Eso significa hacer mi propia magia, permitir estos milagros en mi vida: publicar las entrevistas que tengo en la congeladora, dar vida a mi nueva serie de videos y proponerme como conferencista en un evento en Noviembre.

Mucho tiempo tuve miedo de ser delgada, escondía mi inteligencia, jugué con un low profile, para no levantar envidias.  Hoy me recuerdo, que la envidia es un servicio a la comunidad.

Hoy levanto una oración al cielo, una bendición para Ana, Andrea y Marco, para que sigan regalando sus dones en el mundo.

Al tiempo que me recuerdan que mi momento es ahora.
#YoSoyLibre