El dinero me da asco.

Cuando la escuché decirme esto, a mi también se me revolvió el estómago. 

Ella estaba pasando por un tema emocional fuerte y delicado.  Con todo el amor del que soy capaz, yo sabía que esta podía ser un momento decisivo.   Podría ligar para siempre el dinero con esta angustia, este sinsabor, esta impotencia.  O podría ser el parteaguas de una gran revelación.

No.  El dinero NO era el problema. La mentira sí.  Pero son dos cosas muy muy diferentes.

El dinero NO es la raíz de todos los males, esto lo es....